20 febrero

Los secretos de la “puerta del infierno” de Hierápolis

En 2011, el equipo arqueológico italiano dirigido por Francesco D’Andria de la universidad de Salento descubrió el Plutonium de Hierápolis donde se encuentra esta “puerta del infierno”. En su descripción del lugar, Estrabón cuenta cómo todos los animales que entraban por ahí morían rápidamente y nos narra unos sacrificios de toros que morían con sólo entrar en la gruta (XIII. 4. 14). Hoy, los Vulcanólogos de la universidad alemana de Duisburg-Essen han ofrecido una explicación a estos misteriosos y mortíferos poderes.

Según el vulcanólogo Hardy Pfanz, todo se debe a la gran actividad sísmica de la zona: una importante cantidad de dióxido de carbono se escapa al exterior por unas grietas. Ese gas, que es algo más pesado que el aire, se queda flotando a pocos centímetros del suelo formando una especie de bolsa. Gracias a los estudios y mediciones, se ha descubierto que la concentración del gas varía a lo largo del día, disipándose casi por completo durante las horas de sol y aumentando por la noche, llegando a su punto más alto y mortífero al amanecer.

Sospechando ésto, los sacerdotes y eunucos de los que hablaba Estrabón sólo tendrían que cuidar la altura de la cabeza y las fosas nasales de los toros para que respiraran la ponzoña en el momento oportuno… y contener la respiración, claro está, tal y como dejó reflejado el geógrafo. Una vez más, la arqueología y la ciencia demuestran la veracidad tras lo increíble en una noticia trasmitida por las fuentes antiguas.

Más información en esta noticia de ABC y esta otra de Science.

 

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *